10 consejos para ti, joven becario

Esta semana he tenido la suerte de impartir una charla a estudiantes de Relaciones Públicas y Publicidad en el campus de Jerez de la Universidad de Cádiz e intentar ofrecerles mi experiencia por si les sirve al salir al mundo laboral. A ti, joven con todas las expectativas e ímpetu propios de la edad, me atrevo a darte estos consejos para tus primeras experiencias laborales, sobre todo las prácticas de fin de carrera o de verano. Mi intención es la mejor, y mi aval, haber pasado también por la condición de becaria sin cobrar durante dos años hace dos décadas, mis 15 años viendo pasar estudiantes por la Cadena Ser en Valencia y mi actual condición de tutora de prácticas en mi empresa Sinlímites Comunicación.

Con todo este bagaje, me aventuro a aconsejarte:

1. Aptitud. Asegúrate de que estás preparado, al menos a nivel básico, para el trabajo que vas a hacer. Y si no, solvéntalo sin que tus jefes se den cuenta de tus carencias. Un ejemplo muy tonto: si tienes que trabajar en redes sociales y no has usado nunca Twitter, apréndelo discretamente.

charla universidad cadiz 12. Actitud. No pienses que las prácticas son un invento para jorobarte a ti o tu generación. Desde hace siglos existen los meritorios, aprendices o como quieras llamarlos. Muchos hemos pasado por ahí y fue nuestro pasaporte al mercado laboral. Ten una actitud positiva respecto a este periodo de formación práctica.

3. Humildad. Seguro que en la carrera has aprendido un montón de cosas, pero te aseguro que desconoces otras muchas: abre tu mente para aprender y dejarte aconsejar por personas con mucha más experiencia que tú en lo profesional y en lo personal.

4. Integración. Antes de empezar las prácticas, empápate de la empresa en la que vas a trabajar. Bichea su web y redes sociales, las de sus trabajadores si puedes, y absorbe toda la información que te pueda servir para hacerte más útil. Eres tú el que debe adaptarse a las necesidades de la empresa, no al revés.

5. Responsabilidad. A lo mejor tienes que hacer prácticas no remuneradas para terminar la carrera, son para ti un trámite y pones excusas para faltar al trabajo de vez en cuando. EERRRRRROOORRR. Tus tutores de prácticas de hoy pueden ser tus empleadores mañana, o quienes te recomienden. Deja el pabellón de tu trabajo bien alto y no escatimes tiempo ni esfuerzo.

6. Compromiso. Implícate con las cosas que pasan en la empresa: ve a sus eventos, comparte las actividades, haz sentir a tus jefes que tienes orgullo de pertenencia.

7. Equipo. Interésate por tus jefes y compañeros más allá del trabajo, hazles sentir que te sientes parte del equipo. Ni se te ocurra ponerte los cascos para aislarte con música propia al trabajar, ni otros gestos que te aparten del grupo: ese lenguaje no verbal delata desinterés.

charla universidad cadiz 2

Fotos de Grupo HCP, con cuyo director José Luis García he compartido la charla.

8. Aprende, aprende, aprende. Quizá pienses que la empresa subsiste gracias a tu trabajo y que te están explotando, y haces grandes juicios sobre la empresa o tus jefes, pero cuidado: la empresa existía antes de ti, y seguirá cuando te vayas. Y seguro que tus jefes hacen multitud de trabajos complejos que tú desconoces todavía, y de los que te hablarán a medio plazo si demuestras que eres de confianza.

9. Perserverancia. No te conformes con el trabajo que te asignen ni te frustres por que sea el más sencillo: haz propuestas que demuestren que tienes ideas y capacidad para ejecutarlas. Tu juventud y tus puntos de vista pueden ser de gran utilidad a la empresa, deja que fluyan pero no esperes que se adopten todas tus ideas ni inventar la fórmula de la CocaCola a la primera.

10. Prudencia. Todos nos autocensuramos constantemente en la vida: con ese compañero de trabajo que odiamos, con nuestro cuñado pesado, con el vecino… Aprende a callar cuando debes, y especialmente a no trasladar tus pensamientos negativos sobre las prácticas a tu blog o redes sociales, porque tus jefes lo van a ver, y créeme, no les va a sentar nada bien. Te van a considerar un desagradecido. El resultado será que perderás las posibilidades, si las tenías, de una relación más duradera en esa empresa, o de que te recomienden para otra. No vale la pena soltar el exabrupto cuando te dé la gana y perder tantas oportunidades.

 

En conclusión, afronta tus prácticas con ilusión y con mente abierta, y a lo mejor no hoy, pero mañana verás que no fue un tiempo perdido. Que ese periodo de aprendizaje en empresas sea fructífero, depende en buena parte de ti. ¡Suerte!

 

 

Sobre Amparo Bou

Periodista veterana; tras años en diversos medios de comunicación, sobre todo la Cadena Ser, he decidido pasarme al otro lado de la información, y crear la agencia Sinlímites Comunicación, en la que intento aunar mis conocimientos de los medios tradicionales con lo aprendido sobre los entornos 2.0. Tras media vida en mi Valencia natal, afronto esta nueva etapa en Jerez de la Frontera.
Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. Unos consejos brillantes, Amparo. Me han recordado a mis años de becaria. Hace también veinte años. Entonces no había redes sociales y esa posible apatía hacia el trabajo no podía ser “averiguada” fácilmente por los jefes. Aunque, a decir verdad, yo nunca sentí apatía por ninguno de mis primeros trabajos. Al contrario. Como bien dices todo me sirvió para aprender, como rodaje y gracias a ese rodaje luego me contrataron ya como redactora en el mismo periódico en el que había hecho las prácticas. Supongo que nuestra actitud era otra porque yo también he ido observando becarios desganados que miran el reloj a cada segundo y están en la redacción como están los teléfonos o la impresora. Los buenos becarios son escasos, cada vez más. A ver si toman nota de tus recomendaciones. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *