Eternos aprendices

La semana pasada impartí un curso de Twitter para pymes y emprendedores en la Cámara de Comercio del Campo de Gibraltar, en Algeciras. Es la décima vez que acudo a enseñar sobre diversos aspectos del marketing online y los misterios de internet, y en todos ellos la media de edad está entre los 35 y los 50 años, aproximadamente. También la semana pasada, fui yo la que se sentó como alumna en otros cursos, uno sobre gestión de clientes y otro de Google sobre gestión de publicidad online.

curso analyticsEsto es algo a lo que nos tenemos que acostumbrar: antes aprendíamos en la universidad o la formación profesional y nos bastaba un mínimo de reciclaje dentro de la empresa en la que trabajaríamos toda la vida. Hoy, eso es impensable: cuando yo estudiaba Periodismo, hace 20 años, todavía entregaba los trabajos hechos con máquina de escribir y por supuesto no había móviles. Desde entonces, la profesión, igual que nuestras vidas, ha sufrido una auténtica revolución.

Así que aprender toca: yo ahora estoy estudiando para mejorar mis conocimientos de aspectos como la reputación online o nuevos plugins que puedan ser útiles en las páginas web WordPress que administro, entre otras cosas. Y es que el mundo actual nos obliga a ser eternos aprendices, tengamos 20 años o 50, si no queremos quedarnos atrás en muchos aspectos de nuestra vida, y especialmente en nuestras profesiones.

Quién nos lo iba a decir a los ahora cuarentones, que no nos libraríamos de estudiar. Y quién se lo iba a decir a los jóvenes de hoy en día, a los que en ocasiones no se prepara en la universidad para las materias que sí les harán falta en la vida real, y sin embargo muchas veces salen de la carrera pensando que ya lo saben todo y que se van a comer el mundo de un día para otro. Cuando el peligro es que el mundo se te coma a ti, profesionalmente hablando, si no estás espabilado.

 

Sobre Amparo Bou

Periodista veterana; tras años en diversos medios de comunicación, sobre todo la Cadena Ser, he decidido pasarme al otro lado de la información, y crear la agencia Sinlímites Comunicación, en la que intento aunar mis conocimientos de los medios tradicionales con lo aprendido sobre los entornos 2.0. Tras media vida en mi Valencia natal, afronto esta nueva etapa en Jerez de la Frontera.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *